¿Qué es un punto gatillo miofascial?

El punto gatillo miofascial es un foco de irritabilidad en el músculo cuando ésrte es deformado por presión, estiramiento o contractura, lo cual produce tanto un punto de dolor local como un patrón de dolor referido y ocasionalmente fenómenos autonómicos (sudoración, piel de gallina...). Estos puntos gatillo pueden ser clasificados de diferentes maneras:
  - Activo: cuando éste es la causa directa del dolor, o pueden ser latentes, causando disfunción cuando se realizan ciertas maniobras con el músculo pero no duele al palparlo.
  - Latente: puede opermanecer así por mucho tiempo y se puede tornar activo bajo algunas circunstancias.
Cuando un punto gatillo se encuentra activo, puede producir dolor referido (dolor que proviene de un punto gatillo, pero que se siente a distancia del origen del mismo). La distribución del dolor referido por un punto gatillo pocas veces coincide con la total distribución de un nervio peroférico o una raíz, pero con frecuencia pueden simular la irradiación de un dolor producido por compresión nerviosa o atrapamientos.

Mecanismos de activación de un punto gatillo miofascial

  - Sobrecarga aguda o traumatismo, cuando se asocia directamente con un hecho en concreto (golpes, caídas, cargar con peso...).
  - Fatiga por sobreesfuerzo en músculos sujetos a contracciones excesivamente mantenidas o repetidas.
  - Enfriamiento.
  - Anormalidades posturales y malos hábitos posturales que se asumen durante las actividades laborales o incluso sobre actividades de la vida diaria (posiciones al acostarse, al leer, al escribir...).
  - Factores psicológicos. Períodos prolongados de estrés o de depresión pueden producir cambios subyacentes sobre algunos grupos musculares desencadenando el dolor de tipo miofascial.
  - Alteraciones del sueño que por la pérdida de una relajación adecuada del músculo hace que éste mantenga una actividad permanente y de esta manera no se logra que las fibras musculares disminuyan su actividad.